Cristianos perseguidos por islamistas reclaman la intervención de la ONU en #WeAreN2018

Cristianos perseguidos por islamistas reclaman la intervención de la ONU en #WeAreN2018
20 octubre, 2018 Prensa WeAreN 2018

EL PRESIDENTE DE MASLIBRES. ORG CLAUSURA EL III CONGRESO INTERNACIONAL ‘TODOS SOMOS NAZARENOS’

-Durante las dos jornadas que ha durado el encuentro se ha dado voz a 14 personas procedentes de África, Oriente Medio y Asia central que han sufrido la violencia yihadista a causa de su fe.

-Ignacio Arsuaga, presidente de MasLibres.org: “ Estoy convencido de que todos unidos, si somos capaces de vencer la indiferencia que anida en nuestros corazones, podremos frenar el genocidio contra los cristianos, detener la persecución y ganar la batalla de la libertad religiosa y de los derechos humanos en el mundo”.

MADRID, 20 DE OCTUBRE DE 2018.- Cristianos perseguidos por islamistas han reclamado en #WeAreN2018 la intervención de la ONU para frenar la violencia contra los creyentes. Esta ha sido la petición de la mayoría de los 14 testimonios que se han podido escuchar a lo largo del simposio.

El vídeo de las intervenciones de #WeAreN2018 se puede ver en este enlace.

La última jornada del III Congreso Internacional ‘Todos somos Nazarenos’ #WeAreN2018 ha tenido lugar este sábado y ha contado con el testimonio del padre Gabriele Firas, perseguido tras convertirse en el primer sacerdote iraquí del rito siriaco católico.

El sacerdote ha hablado de la situación de los cristianos en Irak, especialmente de los jóvenes. En este sentido ha afirmado que “es un desafío” ser cristiano en Oriente Medio. “Si no me voy al exilio, ¿quién me garantiza el futuro en Irak?, es lo que se preguntan los jóvenes cristianos”, ha afirmado el padre Firas durante la última jornada de #WeAreN2018.

“La necesidad no es económica, sino de visión de futuro”, ha insistido. “Hace falta un futuro lejos de extremismos, de violencia para crear una nueva sociedad. Debemos construir puentes, no murallas. El joven tiende al extremismo ante los graves problemas con los que se encuentra, especialmente la falta de trabajo. Podemos sacarles de ahí si le ofrecemos un futuro”, ha concluido el padre Gabriele.

Antes de la intervención del padre Firas se ha proyectado el documental ‘21 mártires’ en el que se narra la historia de los cristianos coptos que fueron decapitados en una playa de Libia. El reportaje ha sido elaborado por MasLibres.org y CitizenGO con declaraciones exclusivas de familiares de los brutalmente asesinados.

Se convirtió en un esclavo de sus carceleros

Después ha sido el turno de Petr Jasek, cooperante cristiano checo condenado a 20 años de prisión en la República de Sudán, acusado de espionaje por las autoridade islamistas. Jasek ha narrado cómo fueron sus más de 400 días por cinco prisiones sudanesas en las que fue interrogado y torturado, no sólo por los carceleros, sino por sus compañeros de celda.

“Supieron que era cristiano. Luego empezaron a llamarme cerdo; me convirtieron en su esclavo y les tenía que lavar la ropa, sus calzoncillos, el baño, … Y como no respondía a sus insultos, empezaron a golpearme. Su odio hacia a mí no paraba de crecer y que no me revolviera contra ellos les causaba más odio”, ha confesado.

“En alguna ocasión me torturaron y me intentaban ahogar echandome agua con una toalla cubriéndome en la cara y los carceleros, por miedo a estos presos del Isis, se lo permitían”, ha afirmado. “Pero haber conocido a otros que habían sufrido ataques, que incluso habían sufrido mutilaciones, me permitió prepararme para la persecución. Y en ocasiones en las que extrañamente pude soportar las palizas o descansar profundamente, tras ser liberado descubrí que en esos momentos mi familia y grupos de oración estaban pidiendo por mí”, ha explicado.

Vivir bajo la ley de blasfemia

Tras la intervención de Jasek se ha dado paso al refugiado paquistaní residente en España, Aslam M., quien ha contado cómo es la vida de los cristianos de Pakistán bajo la ley de blasfemia.

“Me tuve que ir de mi país porque nos amenazaron de muerte, dieron una paliza a mi mujer y intentaron quemar nuestra casa. Era 1999. Tenía mi propia empresa y vivía muy bien. Pero en el momento en que me manifesté contra la ley de blasfemia, comenzaron los problemas”, ha afirmado.

Y ha concluido: “Después de que intentaran quemar nuestra casa acudí a la Policía, que se negó a registrar mi queja por haberme manifestado contra las leyes paquistaníes. Me dijeron que lo que mejor podía hacer era irme del país”, ha manifestado. “Yo pude hacerlo porque tenía dinero para irme, pero la mayoría de los cristianos de Pakistán no pueden hacerlo y se tienen que resignar a seguir bajo la opresión de la mayoría musulmana del país”.

El III Congreso Internacional ‘Todos somos Nazarenos’ también ha contado con la presencia de Samir Khalil Samir, experto en Oriente, en el patrimonio árabe-cristiano cultural y teológico, el islam y la integración de los musulmanes en Europa y las relaciones entre cristianos y musulmanes.

Khalil se ha centrado en la importancia de conocer el origen del Islam y del Corán, así como la diferencia entre los versículos pacíficos y los bélicos que, según su opinión, son el origen de lo que hoy se está viviendo. “Todo buen musulmán debe elegir qué versículo quiere aplicar en su vida, si quiere construir la paz utilizará los pacíficos y si quiere la guerra, como el caso de Boko Haram, hablará de los bélicos”.

Precisamente, Khalil ha detallado que el problema del islam está en la ambigüedad que surge de la propia vida de Mahoma y sobre todo de la construcción del Corán, que fue creado tras su muerte por hombres.

Ayudando a los cristianos perseguidos

Posteriormente, los asistentes han podido escuchar el testimonio del padre Antonio Aurelio Fernández, quien está al frente del proyecto Solidaridad internacional Trinitaria, con el que ayudan a millones de cristianos perseguidos de Oriente Medio.

En contraposición a lo que ha explicado Samir Khalil, el sacerdote ha resaltado que la diferencia entre el cristianismo y el islam es que el primero busca a las personas, no hace caso de tribus, razas o estados, mientras que el segundo no”.

Además, el padre Aurelio ha querido puntualizar que “en este mundo globalizado somos responsables de la persecución religiosa”. Y ha hecho hincapié: “Como cristianos creemos que Dios es amor, no un tirano que ha creado a hombres que viven bien y hombres que están hundidos, sino que ha creado a todos por igual y si algunos están hundidos es porque alguien les está robando”.

De esta forma, el sacerdote ha insistido en la importancia de la libertad “como concepto cristiano” que es a su vez la base de la democracia. “En el islam no existe ese concepto de libertad, ni de igualdad, ni de democracia. Y occidente debe defender ese concepto, pero sin imponerlo”, ha agregado.

Torturada y violada por Boko Haram

Este sábado también ha dado a conocer su trágica historia Rebecca Bitrus, quien con tan sólo 26 años fue secuestrada, torturada y violada por terroristas de Boko Haram. “Yo vivía feliz con mi marido y mis dos hijos. Teníamos suficiente comida y bebida. Todo cambió el 21 de agosto de 2104 cuando Boko Haram llegó a mi boda. Al saber que estaban cerca nuestro, mi marido y yo decidimos huir por separado para que no nos secuestraron a la vez y porque los combatientes estaban asesinando y capturando a todas las personas que se encontraban en su camino. Sin embargo, Boko Haram logró alcanzarme con los niños y me dijeron que desde ese momento ya no era cristiana, sino musulmana”, ha explicado.

Los terroristas la llevaron hasta un bosque donde Rebecca pudo ver a las niñas del colegio femenino de Chibok que habían sido secuestradas el 14 de abril de 2014. “Aquellas jóvenes eran sometidas a grandes torturadas. Eran tratadas como esclavas, porque la mayoría eran cristianas”, ha detallado.

Un horror que ella mismo vivió en su propia piel. “Nos maltrataban, incluso nos obligaban a casarnos con combatientes de Boko Haram. Yo me negué porque yo ya estaba casada. Entonces, cogieron a mi hijo pequeño y le tiraron al río. Yo también me tiré pensando que podíamos salvarnos, pero no fue así y mi hijo murió ahogado. Ese día me violaron y quedé embarazada. Tuve un niño de un combatiente de Boko Haram”, ha recordado emocionada.

La violencia de los terroristas no cesó con esta joven. Quisieron que se inmolara. “Cuando supe que querían utilizarme como bomba suicida, me negué. Yo fui criada en un hogar cristiano y mis padres me enseñaron que había que valorar la vida de los seres humanos”, ha narrado.

Rebecca logró huir de los terroristas, pero dudó en llevarse a su hijo, fruto de la violación. “Me sentía feliz de poder escaparme, pero también dolor por llevarme al niño. Entonces, mi hijo mayor me dijo que ya había perdido a su hermano y no quería quedarse sólo. Al reencontrarme con mi marido, acogió al pequeño y me dijo que era un hijo de Dios”, ha relatado.  Y ha agregado: “Mi hijo ahora tiene tres años. Vivimos muy felices. No puedo dar las gracias suficientemente a Dios”.

Sin ver la luz ni mover las manos

Los padres Tom Uzhunnalil y George Muttathuparambil han compartido su experiencia como religiosos en Yemen, donde servían en la Misión de las Hermanas de la Caridad.

En concreto, el misionero salesiano de origen indio Tom Uzhunnalil, secuestrado durante 18 meses en Yemen por terroristas islamistas y liberado hace un año, ha relatado así su secuestro: “Escuché disparos desde la puerta principal no me sentí asustado porque estaba acostumbrado a escuchar los bombardeos. Salí y vi a un hombre que tenía cubierta la cara con una máscara y portaba una arma. Entonces, me llevaron al coche y al saber que era cristiano, me metieron en el maletero. Me llevaron a una casa en la que me vendaron los ojos y las manos durante meses”, ha detallado.

Durante más de un año fue trasladado de un lugar a otro. Nunca supo en qué lugar se encontraba, pero sus rezos le mantuvieron vivo. “Desde el primer momento me puse en contacto con el Señor. La fuerza de aquellas hermanas asesinadas y los rezos de las personas fueron las que hicieron que yo pudiera continuar”, ha afirmado.

Y ha añadido: “Los secuestradores nunca me trataron mal. Se enteraron de que era diabético e intentaron conseguirme medicina, pero no fue posible. Sé que no me hicieron daño, pero estar sin ver a nadie fue insoportable. Nunca pensé que podrían matarme, pero si lo hacían solo pedía que si así lo había decidio Jesús que lo hiciera pronto”.

Tras ser liberado, el padre de Tom se reunió con el Papa Benedicto XVI. “Fue una reunión muy emotiva. Yo estaba llorando y le agradecí sus plegarias y toda la ayuda que se me había brindado. El Santo Padre me levantó y besó mi mano dos veces. Fue un padre amoroso y no tengo palabras para describirlo”, ha recordado.

Por su parte, el padre George ha querido resumir cómo vivió todo el secuestro del padre Tom desde una parroquia que estaba a unos 180 km de distancia. Ha contado cómo la hermana Sally, superviviente del ataque, tuvo que enterrar a las cuatro hermanas asesinadas a tiros en una fosa en solo dos horas con ayuda de los locales de Yemen, mientras ha mostrado fotos de las hermanas asesinadas.

El presidente de MasLibres.org, Ignacio Arsuaga, ha despedido este III Congreso Internacional ‘Todos somos Nazarenos’ (#WeAreN2018) agradeciendo el esfuerzo de todas las personas que han dado su testimonio. “Han sido dos jornadas intensas, en las que hemos podido escuchar a las víctimas directas de la persecución, los que sufren a diario la discriminación, el odio y la violencia por sus creencias cristianas en muchos países del mundo”, ha señalado.

Para concluir, Arsuaga ha afirmado: “Estoy convencido de que todos unidos, si somos capaces de vencer la indiferencia que anida en nuestros corazones, podremos frenar el genocidio contra los cristianos, detener la persecución y ganar la batalla de la libertad religiosa y de los derechos humanos en el mundo”.

Poniendo voz a los perseguidos

La última jornada del III Congreso Internacional ‘Todos Somos Nazarenos” (#WeAreN2018) ha contado también con la proyección del reportaje ‘21 mártires’, rodado en las playas de Libia. Este documental, elaborado por MasLibres.org y CitizenGO, relata la historia de los 21 coptos que fueron decapitados por Estado Islámico en la costa libia. La ejecución hecho se dio a conocer en un video que salió a la luz el 15 de febrero de 2015.

Después de las ediciones celebradas en 2015 (Madrid) y 2016 (sede de la ONU en Nueva York), la de 2018 está especialmente dedicada a los niños que sufren por mantener su fe y contará con duros testimonios, además de proyectarse la película ‘Así viven los cristianos perseguidos’  y el reportaje ‘21 mártires’.

El III Congreso Internacional ‘Todos somos Nazarenos’ (#WeAreN2018) está organizado por la fundación MasLibres.org, que fue creada en España en 2011 con el objetivo de defender la libertad religiosa, y por la Fundación CitizenGO.

Toda la información sobre el III Congreso Internacional ‘Todos Somos Nazarenos’ en este enlace.

Las imágenes de la última jornada del Congreso #WeAreN2018 se pueden ver en estos enlaces:

https://www.flickr.com/photos/hazteoir/albums/72157701551748984

https://www.flickr.com/photos/hazteoir/albums/72157695948264850

https://www.flickr.com/photos/hazteoir/albums/72157701551756594

https://www.flickr.com/photos/hazteoir/albums/72157695948273930

https://www.flickr.com/photos/hazteoir/albums/72157700223404311

https://www.flickr.com/photos/hazteoir/albums/72157695948289800

https://www.flickr.com/photos/hazteoir/albums/72157701551781284