Cristianos refugiados reciben a los voluntarios de #CampamentoIrak

Cristianos refugiados reciben a los voluntarios de #CampamentoIrak
28 agosto, 2015 Nicolás de Cárdenas

Quienes han huído del terrorismo islámico experimentan que la Iglesia es su casa de forma literal.

Uno de los objetivos evidentes de #CampamentoIrak es ayudar a los cristianos de esta zona. Pero la casualidad, o la Providencia, ha querido que nuestra primera ayuda se la hayamos brindado a un ciudadano musulmán durante el vuelo que nos ha llevado a Irak desde Turquía.

El hombre padeció una crisis de hipertensión durante el vuelo. Nuestra compañera María, que tiene conocimientos médicos, colaboró con la tripulación para estabilizarle. Le auscultó y le estuvo vigilando la tensión y el ritmo cardiaco durante la última hora de vuelo. Al principio, el hombre que estaba nervioso, recelaba un poco, pero la realidad final fue que no se soltó de su mano hasta que, una vez aterrizados, llegó un equipo médico.

Según pudimos saber por una pasajera que nos traducía los balbuceos el paciente, hubo un momento en que rezó una oración musulmana. Era una especie de oración de súplica y encomienda  Dios en momentos críticos. Algo así como una preparación por si la cosa se complicaba. Para un cristiano, bien valdría como equivalente aquello de: “El Señor es mi pastor, nada me falta”.

Llegada a nuestro destino.

Una vez salimos del aeropuerto, nos dirigimos al lugar donde está asentada la comunidad cristiana con la que vamos a compartir los próximos días. Los refugiados con los que, de momento, sólo hemos podido compartir algunas miradas y saludos, nos han acogido bastante bien. Nosotros desde luego nos sentimos como en casa.

Después de mantener un primer encuentro con el responsable de esta comunidad, hemos asistido a la misa en rito caldeo e idioma árabe. La iglesia tiene unos 50 metros de largo por 20 de ancho. Tanto la nave lateral izquierda como otro trozo de nave derecha están tapadas con grandes trozos de tela colgados de las columnas. Tras ellas, varias decenas de refugiados viven allí. La iglesia es su casa. Literal.

Actualmente, están refugiados en las instalaciones de esta comunidad unas 180 personas, de las cuales 65 son niños menores de 15 años. Hace unos meses, llegaron a ser cerca de 250.

Si quieres ver nuestra primera conexión en directo, puedes hacerlo aquí.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*