El auge de los niños yihadistas

El auge de los niños yihadistas
26 marzo, 2015 Antonio Velázquez

El reclutamiento de niños por parte de las milicias del Estado Islámico no es una novedad, pero sí lo es que esta práctica se ha incrementado en los últimos meses. Desde principios de año, al menos 400 niños han engrosado las filas de los yihadistas en Siria. Los llamados “Cachorros del Califato” han recibido un duro entrenamiento y adoctrinamiento militar. Están preparados para matar.

Hablamos de niños y adolescentes, todos menores de edad. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos denuncia que fueron captados y reclutados cerca de las escuelas, de las mezquitas y en las zonas públicas donde el Estado Islámico realiza los ajusticiamientos por decapitación, lapidación, crucifixión, o impone los salvajes castigos, basados en la Sharia, contra la población local que incumple sus preceptos. En ocasiones, utilizan como gancho las exhibiciones públicas de vídeos de ejecuciones, como la del piloto jordano que fue quemado vivo en una jaula.

Uno de estos niños yihadistas apareció en un vídeo a principios de este mes matando a tiros a un árabe israelí acusado de ser un espía. Otro, hace unos meses, ejecutando a dos supuestos espías rusos.

“Usan a los niños porque es fácil de lavarles el cerebro. Pueden convertir a estos niños en lo que ellos quieren, los obligan a abandonar la escuela y los envían a las escuelas del Estado Islámico en su lugar”, ha explicado Rami Abdulrahman, jefe de la sede británica del Observatorio.

Una hipótesis que explicaría el porqué de este aumento en el reclutamiento de niños es que el Estado Islámico ha estado teniendo dificultades para enrolar adultos. Desde el inicio del año, solo 120 yihadistas se han unido a sus filas. Esta merma se debe, en parte, a controles más estrictos en la frontera con Turquía, que es la vía más frecuente de penetración de los combatientes extranjeros.

Los yihadistas animan a los padres a enviar a los niños a los campos de entrenamiento, pero también los reclutan a la fuerza, sin el consentimiento de sus padres. En ocasiones, sobornan a éstos con dinero para que renuncien a sus hijos.

Niños adiestrados para matar

El Estado Islámico ha utilizado a los niños como parte de su campaña de terror desde que inició su ofensiva para establecer el califato en Siria e Irak en el verano de 2014. La estrategia persigue adoctrinar en el odio y normalizar la violencia extrema desde una edad temprana. Se lleva a cabo en escuelas especializadas y campos de entrenamiento donde se les enseña a matar.

En los campamentos, los niños aprenden a disparar munición real, defensa personal y técnicas de combate. Además, los adoctrinan en la Sharia, la ley islámica que rige en el califato.

En diferentes vídeos de propaganda de los campos de entrenamiento, se muestra el proceso de adiestramiento de estos “cachorros”, así como la ejecución de presos que el grupo ha tomado como rehenes. Algunos de los niños que aparecen en los vídeos, uniformados con traje de faena y cintas negras en la cabeza, no sobrepasan los 4 o 5 años de edad.

Destino: el frente de combate

El destino final es trabajar para el terror. Pueden ser enviados al frente, donde la lucha es frenética y es un milagro que sobrevivan. Otros son convencidos para ejecutar acciones suicidas contra objetivos difíciles de batir, y van a la muerte cargados de explosivos con la sonrisa en los labios, como si cumplieran un mandato divino. Luego son encumbrados como mártires en vídeos de propaganda. Los más afortunados se emplean como informantes, como guardias de los cuarteles o en tareas logísticas.

Juliette Touma, portavoz de la oficina del UNICEF en Oriente Medio, ha reconocido que su organización está particularmente preocupada por los adolescentes de entre 12 y 18 años de edad, pues a esas edades son más vulnerables al reclutamiento y su destino es, con seguridad, la primera línea de combate.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*