Entrevista con un yihadista del Estado Islámico: “Llegaremos a la plaza de San Pedro y haremos ejecuciones masivas”

Entrevista con un yihadista del Estado Islámico: “Llegaremos a la plaza de San Pedro y haremos ejecuciones masivas”
19 agosto, 2015 Miguel Vidal Santos

MasLibres.org ofrece en exclusiva la entrevista con un miembro del Estado Islámico, el grupo yihadista que siembra el terror en Oriente Próximo y África y que amenaza Europa y buena parte de Asia.

La entrevista fue realizada durante el mes de ramadán por el equipo que en Oriente Próximo está rodado un largometraje sobre cristianos y otras minorías religiosas perseguidas por la yihad. Se trata de un nuevo documental producido por MasLibres, HazteOir.org y CitizenGO, cuya fase de rodaje concluirá en las próximas semanas. Las fotografías que ofrecemos son fotogramas de este largometraje, así como este extracto de la entrevista.

El yihadista es conocido como Adam A1 N., nació en Alemania y tiene nacionalidad polaca. La entrevista fue realizada por Witold Gadowski y Michał Król.

¿Quién eres, A1 N.?

Soy un servidor de Dios, un creyente fiel en el único dios. Adopté el nombre Abu Bakr Al Sham. Haré lo que haga falta por Alá, y si he de convertirme en mártir, será el destino más hermoso que él puede escoger para mí. Ser creyente es la aventura más hermosa de mi vida. Tenía quince años cuando mis ojos se abrieron para ver al único Dios. Entonces entendí la palabra de Alá diciendo que los infieles son peor que animales.

¿Dónde naciste?

Nací en Wolfhagen, Alemania. Mi madre es polaca y mi padre es un palestino procedente de Jordania. Mi madre sigue siendo católica. Yo la respeto mucho y he hablado con ella, pero no se quiere convertir al islam. Ella es una infiel y yo prefiero servir a Dios. Probablemente no la volveré a ver. Fui a la escuela primaria en Alemania, pero tengo nacionalidad polaca. En 2012 fui a Siria y me uní a la organización que lucha por establecer la ley de Alá por todo el mundo.

¿Te refieres a la organización de Ahrar Al Sham Abu Omer Al Shami?

Si, yo era un miembro de esa organización. También estuve en el Frente al-Nusra. Después de un conflicto tonto entre esos dos grupos, me uní Daulah Islamiyah, el ejército del Califa Al Baghdadi [Estado Islámico], y estoy con ellos desde entonces. Pasé por un intenso entrenamiento militar que duró tres meses. Aprendí a manipular diversos armamentos: desde AK47 a lanzacohetes y similares, así como armamento antiaéreo. El ejército del Califato está en constante avance. Alá nos da muchas victorias. Yo luché en Aleppo, en Azas y en Raqqa.

¿Por qué regresaste a Europa después de ocho meses en el Estado Islámico?

Mi madre enfermó y necesitaba verla. Una semana después de que llegué a Dusseldorf, me sacaron de un tren suburbano, me esposaron y me arrestaron. El Servicio Federal de Inteligencia de Alemania me acusó de apoyar el terrorismo. Fui retenido por poco más de un mes y luego deportado a Polonia a través del paso de frontera de Świecko.

Pasé un tiempo cerca de Varsovia, en casa mi tía, y luego escapé de nuevo a Alemania. Me arrestaron algunos días después y terminé de nuevo en Świecko. Escapé por tercera vez y me estuve escondiendo con la ayuda de otros musulmanes. Desafortunadamente fue reconocido por un funcionario y deportado una vez más.

Mientras estaba en la frontera, dos imbéciles tomaron fotos del convoy. Por un momento pensé que estaban interesados en el asesino que estaba siendo deportado junto conmigo (había pasado 10 años en prisión en Alemania). Pero estaban claramente centrados en mí.

Tuvimos una conversación un tanto ridícula que demostró lo poco que sabían de mí. Trabajaban para la Agencia de Inteligencia de Polonia. Eran unos tipos graciosos, porque no tenían ni idea de lo que estaban hablando. Ya en Varsovia trataron de seguirme pero no lo hicieron de forma muy profesional, eran muy fáciles de reconocer.

Una vez, en un tranvía, metí mi mano en el bolsillo de forma provocativa, como si estuviera cogiendo una pistola. El agente corrió con el rabo entre las piernas. Antes de eso, el agente estaba hablando con alguien por teléfono, un viejo Nokia, creen que esos modelos no pueden ser pinchados. Luego hicieron un registro en mi casa. Finalmente un fiscal de Varsovia inició una causa en mi contra, alegando servicio a una organización militar extranjera.

Ni el fiscal ni los agentes de inteligencia tenían idea alguna sobre el islam o el Medio Oriente. Parecía que los agentes habían visto demasiadas películas policiacas pero sin haber leído nunca un libro. Quedaron como tontos incluso cuando presentaron cargos en mi contra.

Primero los agentes y el fiscal me acusaron de trabajar para la organización Ansar Al Sham, que ni siquiera existía para ese momento… Su mayor logro fue darme una tarjeta SIM para contactarlos en caso que viera “algo sospechoso”. Nunca usé esa tarjeta.

Si comparas los servicios de inteligencia de Alemania y de Polonia, los primeros al menos lograron atraparme, mientras que los últimos sólo estaban dando vueltas en círculos.

La mejor prueba de su incompetencia es que estás de vuelta en el Estado Islámico.

En realidad sí [risas], no son muy inteligentes. Afortunadamente no volveré a Polonia nunca más, por lo que no me podrán molestar.

¿Nunca más?

Me quedaré en el Estado Islámico sirviendo con mis hermanos. De ser necesario, lucharé y me convertiré en un mártir. No hay honor más grande para un musulmán que ser un mártir.

Cuando estuve luchando en Siria pude ver muchos milagros hechos por Alá. La sangre de mi compañero combatiente que moría en mis brazos olía al paraíso. Sentí un enorme gozo al estar con él mientras moría.

También vi a un hombre con un tiro en la cabeza que todavía caminaba porque Alá no había terminado su misión con él.

Mosul fue defendida por tres divisiones iraquíes, pero logramos conquistarla tan solo con 1300 combatientes. Alá lo hizo posible. No quiero vivir en Polonia porque allí las personas son esclavas. Quiero ser libre en el Estado Islámico.

Pero es el Califato del Estado Islámico el que recurre la esclavitud, los mercados de esclavos y las violaciones en grupo de mujeres cristianas y yazidíes.

Esas son mentiras dichas por los periodistas corruptos de Occidente. Por eso los decapitamos: porque mienten. Nuestros esclavos son tratados con el mayor de los respetos. Sólo estamos devolviendo a los kafirs [infieles] lo mismo que nos hicieron a nosotros. Los periodistas mentirosos merecen ser decapitados. Puedes venir al califato, pero no esparcir mentiras luego porque estás violando el “contrato”.

La ley del califato es la sharia. Es la mejor ley de todas porque fue creada por Dios. Nuestra noción de la esclavitud es diferente a la vuestra. Es una esclavitud en la que todos son respetados. No puedes hacerle el amor a una esclava si ella se niega.

En cualquier caso, estamos en tiempo de ramadán así que no hablemos de mujeres.

Escogí el islam porque es la religión de la verdad. Tiene el poder de los profetas anteriores: Moisés y Jesucristo. Mahoma fue el último profeta, quien articuló todo lo que se dice en la Torá y en la Biblia. ¡Hoy en día Jesús sería musulmán!

Adam A1 N yihadista Estado Islamico

Jesucristo nunca enseñó a matar gente, a propagar la violencia o hacer la guerra. Y eso es lo que hacéis vosotros.

Lo que Jesús enseñó fue a luchar por la fe. Sus palabras fueron tergiversadas posteriormente. Vosotros sois politeístas. Convertiros mientras tenéis tiempo.

¿Tiempo para qué?

Antes que vengamos a vuestras casas a ver si son fieles al único Dios.

¿Y qué pasa si no lo hacemos?

Entonces moriréis como infieles. Es la ley de Alá. Nosotros saldremos victoriosos. Llegaremos a Roma, a la plaza de San Pedro y haremos ejecuciones masivas de infieles.

Yihadistas Estado Islamico

¿Por qué asesinan a cristianos, yazidíes, chiíes o incluso a los creyentes suníes?

Alá dijo que entre las 73 ramas del Islam, solo una sería la verdadera. Los escribas llamarán a las puertas del infierno. Los chiíes son una secta hereje. Los cristianos crearon una religión diferente, no son fieles al único Dios, pero el califa Baghdadi les mostró su misericordia.

Ellos pueden vivir en el califato, siempre que se conviertan al Islam o paguen jizyah, el impuesto obligatorio para los cristianos. También pueden irse de nuestro territorio, les damos tres días para que lo hagan.

Los kurdos merecen la muerte porque a pesar de ser suníes, luchan contra los guerreros del Corán. El mundo está lleno de hipócritas que fingen ser religiosos. Son los hombres de Satán, que traen el mal y la corrupción moral.

¿Tú dices que somos asesinos? Vosotros nos matáis todos los días. La cruzada contra los musulmanes sucede todos los días. Matáis mujeres y niños, destruís la vida de sociedades enteras. ¿En nombre de qué?

¡Pero sois vosotros los que colgais vídeos mostrando las atrocidades cometidas por los hombres de Baghdadi!

Dios dijo que la represalia debía ser igual a la culpa. El piloto yemení quemado en una jaula lanzaba napalm sobre aldeas de musulmanes.

En Palmira tenían a jóvenes disparando a soldados sirios en la nuca. ¿No es eso barbarie pura que destruye las mentes de los niños?

Es solo una represalia para los asesinos y violadores del ejército de Bashar [al-Asad].

Poner bombas en ciudades europeas también es muy moral y valiente, ¿no?

Otras personas pueden morir en el proceso pero tampoco son inocentes. Ellos aceptan las políticas de sus gobiernos. Incluso si no hacen nada, están aceptando que se envíe asesinos todos los días a matar a musulmanes inocentes. ¿Vosotros iniciasteis la guerra en nuestro territorio y ahora os quejáis que nos movamos al vuestro? Reconsideradlo mientras hay tiempo. Esto es la guerra. No podéis matar a mis hermanos y no esperar consecuencias. La sangre musulmana llegó a ser más barata que la sangre de rata.

Nosotros no matamos a nadie.

Si lo hacéis, dejando que gobiernos asesinos gobiernen vuestros países. No sabéis nada sobre el sufrimiento de los musulmanes. Hay una enorme mentira propagandística. En Europa la gente es quemada de adentro hacia afuera. Poca gente piensa en Dios, las mujeres son sucias y depravadas, los hombres se vuelven decadentes y degenerados. Yo no quiero vivir en este continente. Lucharé por el Califato para que pueda gobernar este lugar donde el único Dios ha sido olvidado.

En Europa llevabas una vida pacífica.

No es verdad. Todos los días presenciaba la depravación, el libertinaje y la falta de respeto a la moral. Trabajaba en una empresa extranjera en Varsovia, probablemente porque hablaba alemán y árabe con fluidez. Pero es la esclavitud. Un camino hacia la nada.

Yo escojo la libertad. La libertad significa servir al único Dios. No hay otra vía posible, y el Estado Islámico es el Arca de Noé de nuestros tiempos, todo el que no se embarque morirá. Ya yo tomé mi decisión, lucharé por el califato hasta la muerte y ¡ojalá que muera como mártir! Viviré libremente en la tierra sagrada de los musulmanes. El islam no reconoce la noción de naciones o color de piel. Es islam es la verdad que prevalecerá.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*