Europa se mueve por la libertad religiosa

Europa se mueve por la libertad religiosa
27 enero, 2015 Antonio Velázquez
In destacados

Representantes de 47 países europeos participarán a partir de mañana, y hasta el 30 de enero, en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. En ella se debatirán y votarán nuevas iniciativas relacionadas con los derechos humanos, entre las que destaca una resolución de capital importancia para reforzar la libertad religiosa en el continente.

Se trata del informe que ha preparado el parlamentario moldavo Valeriu Ghiletchi, al frente del Comité para la Igualdad y la No-discriminación del Consejo de Europa (CoE). Con el título “Abordando la intolerancia en Europa, con un enfoque especial a los cristianos”, Ghiletchi pretende alertar sobre la “hostilidad, violencia y vandalismo” que en los últimos años se ha ejercido contra los cristianos y sus lugares de culto en muchos países europeos. Actos que, sin embargo, han sido ignorados por las autoridades nacionales.

Una garantía para la libertad religiosa en Europa

De aprobarse, el texto se convertiría en legislación del Consejo de Europa, y obligaría a los gobiernos de los diferentes países a adoptar “medidas para garantizar la protección de la libertad religiosa y de creencia para toda persona en Europa”, así como a “promover una cultura de la tolerancia y la convivencia basada en la aceptación de la pluralidad religiosa, la protección del derecho a la reunión pacífica, defender el derecho fundamental a la libertad de expresión y condenar públicamente el uso y la incitación a la violencia”.

Se podría pensar que las agresiones a la libertad religiosa, salvo casos esporádicos, ya no suceden en Europa desde hace años. Sin embargo, el informe señala que la intolerancia y la discriminación por motivos de religión o de creencias está creciendo, y lo que es aún más llamativo: no afecta solo a las religiones menos extendidas, sino también a las consideradas mayoritarias.

Sucede a menudo que las legislaciones limitan indebidamente la expresión de la fe e impiden el libre ejercicio de las creencias y prácticas religiosas. Los gobiernos que ignoran o incluso animan a la intolerancia religiosa hacen daño a la libertad y amenazan la cohesión social.

Los cristianos, víctimas de la intolerancia

Uno de los retos más importantes a los que se enfrentaba la elaboración de esta resolución residía en la ausencia de encuestas de ámbito europeo sobre la intolerancia y la discriminación contra los cristianos. Sin embargo, Ghiletchi salvó este obstáculo basándose en informes presentados por gobiernos, organizaciones no gubernamentales y plataformas ciudadanas en los últimos tres años.

El informe Ghiletchi se ha presentado ampliamente documentado con casos reales ocurridos en diferentes países de Europa cuyo denominador común es la intolerancia y la discriminación por motivos de fe. Historias que demuestran cómo los derechos religiosos de los ciudadanos dejan de tener validez en cuanto entran en colisión con otros derechos.

Los casos recopilados muestran cómo a los cristianos se les prohíbe dar conferencias de contenido religioso en la universidad, se les expulsa del trabajo por portar símbolos religiosos, se les multa por no admitir en su negocio a personas cuyo comportamiento es contrario a sus valores, se les niega la posibilidad de evitar que sus hijos sean adoctrinados en las escuelas según la ideología imperante, se les sanciona por negarse a practicar abortos, en el caso de médicos, e incluso a obispos católicos se les procesa por expresar sus opiniones sobre el matrimonio homosexual o, simplemente, por predicar la doctrina de la iglesia. Además, el informe denuncia los actos de vandalismo y profanación de templos y cementerios, incendios de lugares de culto, demoliciones de edificios con valor religioso, agresiones contra sacerdotes y ataques a símbolos religiosos.

Ocho puntos para mejorar la libertad religiosa

La resolución Ghiletchi insta al Consejo de Europa a:

  1. Promover una cultura de tolerancia y de la convivencia basada en la aceptación del pluralismo religioso, en la contribución de las religiones a una sociedad democrática y pluralista, pero también en el derecho de las personas a no adherirse a ninguna religión.
  2. Promover una adaptación razonable del principio de discriminación indirecta a fin de:
    1. Asegurar que se respeta el derecho de todas las personas bajo jurisdicción europea a la libertad de religión y creencia sin perjudicar cualquiera de los otros derechos también garantizados por la Convenio Europeo de Derechos Humanos.
    2. Respetar la libertad de conciencia en el lugar de trabajo.
    3. Respetar el derecho de los padres a proporcionar a sus hijos una educación conforme con sus convicciones religiosas o filosóficas, garantizando al mismo tiempo el derecho fundamental de niños a una educación crítica y pluralista.
    4. Permitir a los cristianos participar plenamente en la vida pública.
  3. Proteger el ejercicio pacífico de la libertad de reunión, en particular a través de medidas para garantizar que las contra-manifestaciones no afecten el derecho a manifestarse.
  4. Defender el derecho fundamental a la libertad de expresión, garantizando que la legislación nacional no limite indebidamente la voz por motivos religiosos.
  5. Condenar públicamente el uso e incitación a la violencia, así como todas las formas de discriminación e intolerancia por motivos religiosos.
  6. Combatir y prevenir los casos de violencia, discriminación e intolerancia, mediante la realización de investigaciones eficaces que eviten cualquier sensación de impunidad entre los autores.
  7. Alentar a los medios de comunicación para evitar estereotipos negativos y la comunicación de los prejuicios contra los cristianos o cualquier otro grupo religioso.
  8. Garantizar la protección de las minorías cristianas y permitir que las comunidades puedan establecer lugares de culto y reunión.

Para leer el informe completo (en inglés): “Abordando la intolerancia en Europa, con un enfoque especial a los cristianos” 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*