Irán: látigo, cuchillo y horca

Irán: látigo, cuchillo y horca
2 noviembre, 2015 Antonio Velázquez

El caso de dos célebres poetas iraníes, Fatemeh Ekhtesari y Mehdi Musavi, ha conmocionado a la opinión pública internacional: serán azotados 99 veces por el único delito de darse la mano con el sexo opuesto. Además, cumplirán largas penas de prisión por los cargos de “insultar lo sagrado” y de “propaganda contra el Estado”.

Este es solo el último de una larga serie de abusos contra los derechos humanos en Irán, según ha denunciado un informe publicado por Ahmed Shaheed, Relator Especial de la ONU, en una sesión informativa en las Naciones Unidas el pasado martes.

En este informe, se destaca el aumento “exponencial” de las ejecuciones en Irán durante el último año. A menos 694 personas han sido ahorcadas – entre ellos 10 mujeres y un niño. Si las ejecuciones continúan a este ritmo, Irán llevará al patíbulo a más de 1.000 personas este año. Según la ONU, es la tasa más alta en 25 años, aunque las autoridades iraníes han cuestionado las cifras.

Irán e convierte así en el país con más ejecuciones per cápita, con el agravante de que la mayoría se aplican por delitos no violentos relacionados con asuntos de drogas.

“La situación de los derechos humanos en el país sigue siendo grave”, dijo el Shaheed. A pesar del reciente acuerdo diplomático sobre el programa nuclear de Irán, que ha producido una mejora de las relaciones con Occidente, Shaheed ha señalado que sigue existiendo “una fuerte desconexión entre los compromisos políticos y la conducta de las autoridades sobre el terreno”.

Shaheed ha documentado casos de tortura sistemática por parte del Estado, que incluyen la extirpación quirúrgica de los ojos, amputaciones de miembros y una generalizada práctica de la flagelación como castigo. Ha criticado además un clima político cerrado y la detención rutinaria de las voces disidentes, que afirma “socava los derechos a la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica”.

Irán ha detenido al menos a 46 periodistas por actividades pacíficas en el último año -incluyendo el reportero del Washington Post Jason Rezaian, quien actualmente está encarcelado por espionaje en la prisión de Evin.

La situación, peor que con Ahmadineyad

Muchos pensaron que con la llegada de Rohani a la presidencia en 2013, el ambiente represivo que había caracterizado los ocho años de gobierno de Ahmadineyad se relajaría. Con esta esperanza, un buen número de activistas lanzaron una campaña de apoyo al acuerdo nuclear que abanderaba el nuevo presidente. Parecía que un nuevo tiempo de aperturismo estaba a punto de comenzar en Irán.

Sin embargo, este informe del Relator Especial de la ONU, el primero que se realiza tras el acuerdo nuclear, no puede ser más contundente: asegura que la situación ha empeorado respecto a la época de Ahmadineyad.

El encarcelamiento de periodista Jason Rezaian ha provocado una protesta internacional y Shaheed ha dedicado a su caso una atención especial: “mi posición es que el encarcelamiento de Jason es ilegal según el derecho internacional y las propias leyes de Irán”.

El proceso contra los poetas Ekhtesari y Musavi también ha provocado reacciones internacionales. “[Sus] detenciones y condenas son una parodia de la justicia, y envía un mensaje a la comunidad creativa, ya asediada en Irán, que da escalofríos”, aseguró Karin Deutsch Karlekar, directora de programas de una asociación de profesionales de los medios de comunicación, cuando los dos fueron condenados a principios de este mes. “El espectáculo de un régimen flagelando un poeta para castigar un apretón de manos es una grave afrenta. Para un país orgulloso de su tradición literaria, esto es tocar fondo.”

Este es el quinto informe sobre los derechos humanos en Irán -el primero desde el acuerdo nuclear de este verano- que realiza Shaheed, antiguo ministro de Exteriores de Maldivas y experto en derechos humanos en países de población musulmana. El informe se basa en testimonios de iraníes residentes en Europa, así como en entrevistas realizadas con 30 iraníes vía Skype entre enero y junio, ya que las autoridades tienen vetado el acceso al país de Shaheed desde que fuera nombrado relator especial en 2011.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*