La Justicia de Pakistán falla contra los cristianos

La Justicia de Pakistán falla contra los cristianos
4 febrero, 2017 Antonio Velázquez
In destacados, noticias

Un juez del Tribunal Antiterrorista de Pakistán acaba de absolver por falta de pruebas a las 112 personas sospechosas de participar en el asalto al barrio cristiano de Lahore, conocido como la Joseph Colony, ante el estupor de las organizaciones cristianas presentes en el juicio.

“Es extraño que ni siquiera se haya encontrado a una sola  persona involucrada, especialmente cuando había medios de comunicación presentes durante el ataque a Joseph Colony “, ha expresado Cecil S. Chaudhry, Director Ejecutivo de la Comisión Nacional Justicia y Paz, una organización de la Conferencia Episcopal paquistaní.

El asalto a la Joseph Colony ocurrió en marzo de 2013, cuando una multitud de 3.000 musulmanes enfurecidos, armados con palos y piedras, quemó alrededor de 150 casas de este humilde barrio donde viven varios miles de familias cristianas hacinadas en casitas de arcilla, a menudo de una sola habitación, sin agua ni electricidad. Un lugar marginal para marginados por su fe.

jospeh_colony_1

No hubo víctimas mortales en los disturbios porque las familias habían huido, alertadas por la policía del peligro de un ataque, pero las propiedades de los cristianos quedaron severamente dañadas. Los atacantes también saquearon tiendas, profanaron dos iglesias y docenas de Biblias.

jospeh_colony_2

Una falsa acusación de blasfemia

El motivo del ataque fue la supuesta blasfemia de un joven cristiano local, el barrendero Sawan Masih, al que acusaban de  haber hecho comentarios despectivos sobre el profeta Mahoma.

Sawan Masih, de 26 años de edad, era además socio de un negocio de licor junto con un musulmán, Imran Shahid. Según parece, ambos mantuvieron una fuerte discusión por un asunto de trabajo. Al día siguiente, Imran Shahid lo acusó de blasfemia y desencadenó la furia contra todo el barrio.

Los cristianos denunciaron posteriormente la pasividad de las fuerzas del orden a la hora de protegerles de los asaltantes. Cuando los bomberos lograron sofocar las llamas tras varias horas luchando contra el fuego, lo que había quedado de la Joseph Colony eran cenizas, ruina y desolación.

Una justicia de doble rasero

Sawan Masih fue condenado a muerte un año después de estos hechos por un delito de blasfemia y aún permanece en la cárcel a la espera de una apelación para evitar ser ejecutado en la horca. Los atacantes, que desde los hechos estaban en libertad bajo fianza, después de este veredicto ya gozan de absoluta libertad.

“Este veredicto está aumentando los temores y las dudas en la comunidad de que el espacio para la sociedad civil está disminuyendo, y aquellos que levantan una voz para buscar justicia son ignorados”, añadió Cecil S. Chaudhry.

Pakistán tiene leyes extremadamente estrictas contra la difamación del Islam, incluida la pena de muerte por insultar al Profeta Mahoma. Las organizaciones internacionales en defensa de los Derechos Humanos han denunciado en reiteradas ocasiones que estas leyes se utilizan a menudo para resolver disputas personales en un país donde el 97 por ciento de la población es musulmana.

La legislación antiblasfemia de Pakistán surgió en el período colonial británico, pero las reformas de los años 80 del dictador Mohamed Zia ul Haq (1977-1988) dieron alas a los extremistas para abusar de la ley, y atacar a cristianos y otras minorías.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*