Lo que aprende uno en Irak

Lo que aprende uno en Irak
9 septiembre, 2015 Nicolás de Cárdenas
In CampamentoIrak, destacados
Por Bruno Navarro
En Irak uno aprende que esta tierra no es exclusiva de árabes, kurdos y turkmenos, y que desde mucho antes de la arabizacion de la región vivía, y aún pervive contra viento y marea, el pueblo asirio, fundamentalmente cristiano.
En Irak uno aprende que aquí no hay sólo musulmanes y que, desde mucho antes de la islamización de la región, practicaban sus religiones, y todavía lo hacen a pesar de todo, las comunidades cristiana y yazidí.
En Irak uno aprende que a lo largo de los siglos los cristianos de esta región han sido perseguidos y que aunque su número ha ido inexorablemente menguando, hasta ahora se mantenían en núcleos dispersos por todo el país y en su reducto tradicional del Norte donde son mayoría: la Llanura de Nínive. Sin embargo desde la injustificada invasión aliada de 2003 y la apertura de la caja de Pandora, han sufrido permanentes presiones, ataques y masacres por parte de yihadistas de todo pelaje que han acelerado la diáspora cristiana tanto al exterior del país como a la Llanura de Nínive.
En Irak uno aprende que tras su gran ofensiva del verano pasado el Estado Islámico ocupó todo el sur de esta llanura, incluida su capital Qaraqosh, provocando una huida sin precedentes de decenas de miles cristianos hacia la región autónoma del Kurdistán iraquí o a las zonas iraquíes liberadas por los peshmerga kurdos. Ahora malviven como refugiados (‘desplazados’ es el término correcto) en una tierra extraña que les acoge con generosidad pero con recelo y con la que no comparten ni etnia, ni religión ni lenguaje, lo que les hace muy difícil integrarse y conseguir trabajo.
En Irak uno aprende que los cristianos no son la única minoría perseguida por el Estado Islámico, aunque compartamos con ellos la religión y por lo tanto una buena porción de cultura y tradiciones, pues también los yazidíes sufren la misma barbarie. Y no sólo las minorías, pues todos los musulmanes chiítas y los sunitas que no se pliegan a su voluntad sufren persecución.
En Irak uno aprende que los cristianos desplazados llevan ya un año fuera de sus hogares y muchos pierden la esperanza de conseguir regresar a ellos. Cada vez son más los que optan o quieren optar a empezar una nueva vida en Occidente, aumentando con ello una diáspora que puede significar el fin de 2.000 años de cristianismo en las región que vio nacer esta religión.
En Irak uno aprende que tras las desgracias personales, los traumas infantiles y las pérdidas de familiares asesinados y secuestrados, estas buenas gentes aprenden a reír de nuevo, a buscar un futuro, a seguir viviendo con alegría y entrega a los demás. Y las diversas iglesias cristianas, ya sean las católicas caldea y siriaca, la ortodoxa o la copta, están en el centro de la organización de la ayuda y acogimiento a sus feligreses perseguidos. Y mientras, en Occidente, siguen nuestra sociedad y gobiernos dormidos.
En Irak uno aprende que donar dinero desde España es bueno, noble y necesario (de hecho, es imprescindible) pero que además MasLibres.org  (plataforma en defensa de la libertad religiosa impulsada por HazteOir.org) ha dado una vuelta de tuerca, un paso más allá y ha desembarcado aquí para entregar ese dinero. Pero también ayuda, aliento y esperanza y para propagar por toda España la situación y necesidades de esos cristianos perseguidos. La mitad de los expedicionarios no formábamos parte de la organización, pero hemos sido integrados sin diferencias, como un equipo, cada uno con su tarea. Este es un enorme valor añadido que acredita la transparencia y naturalidad de la asociación: el haber abierto las puertas a voluntarios de “fuera”.
En Irak uno aprende que los cristianos agradecen de corazón la ayuda que están recibiendo de los donantes, pero que hace falta más, mucha más, para cubrir sus necesidades.
En Irak, en suma, uno aprende que queda mucho por hacer y que no ha de dar vergüenza dirigirse a amigos, conocidos, familiares, compañeros y desconocidos y decirles de forma directa y sencilla: ¡ayuda a los cristianos de Irak!

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*