Tenía 12 años: violada y asesinada por ser cristiana

Tenía 12 años: violada y asesinada por ser cristiana
8 febrero, 2017 Antonio Velázquez
In destacados, noticias

La estudiante cristiana de 12 años de edad que apareció muerta el pasado 23 de enero en Gujranwala, al norte de Lahore, pudo haber sido drogada y violada antes de ser asesinada. Se llamaba Tania Mariyam.

No se trataría, por tanto, de un suicidio, como se ha empeñado en mantener la policía, a pesar de todas las evidencias que apuntan al crimen.

El hermano de la niña fue el último que la vio con vida, después de dejarla a las puertas del colegio Convento de Jesús y María donde cursaba sus estudios. Poco después, el joven recibía una llamada de la policía para informarle del hallazgo del cuerpo de su hermana y tuvo que personarse para la identificación del cadáver.

screen-shot-2017-02-08-at-15-10-36

La versión que sostiene la policía es que Tania se suicidó saltando en el Upper Chenab Canal, posiblemente debido a la “profunda depresión” que sufría por problemas en el colegio. La familia ha negado esta hipótesis, así como sus compañeros de clase.

Nadeem Gill, el padre de la niña, rechaza tajantemente la idea del suicidio y asegura que Tania “era una joven feliz y llena de energía”.

Para su sorpresa, la policía no ha tenido en cuenta otras evidencias, como que la niña tenía los pantalones rasgados y una espuma en la boca producto de la ingestión de una droga usada en otros casos de violación en Pakistán.

La familia pide que se investigue un vídeo en el que se la ve entrando en la furgoneta con unos desconocidos, lo que podría probar que a Tania la secuestraron para violarla. Y solicitan una autopsia independiente para certificar las causas de la muerte.

“Nuestra policía corrupta está impidiendo la justicia para mi hija, pero nunca me rendiré hasta que su asesino sea encontrado”, asegura Nadeem.

¿Por qué la policía no actúa?

Las organizaciones cristianas que trabajan en la zona y la Iglesia en Pakistán vienen denunciando desde hace años el creciente número de niñas cristianas víctimas de violación, matrimonio forzados y conversiones al Islam bajo coacción, una preocupación que no reconocen ni las autoridades estatales paquistaníes ni el propio Gobierno.

Esta falta de reconocimiento institucional al problema impide a la policía ahondar en las causas verdaderas de los secuestros y las violaciones a niñas provenientes de minorías religiosas, como las cristianas o las hindúes. Técnicamente hablando, son un tema tabú.

Las niñas cristianas son las más débiles y vulnerables, ya que provienen de comunidades pobres, indefensas y marginadas, por lo que están fácilmente expuestas al acoso y las amenazas. Muchas veces ni siquiera denuncian que han sufrido violencia por no perjudicar a sus familias. De ahí que solo se llegue a conocer una pequeña parte de los casos.

Las familias de las muchachas secuestradas y obligadas a casarse reclaman a sus hijas sin esperanza. Muchos casos están actualmente ante el Tribunal Superior de Lahore.

Uno de los últimos casos conocidos de esta práctica ha sido el de Komal Yousaf, una cristiana de 15 años, violada y obligada a convertirse al Islam para casarse con un musulmán; o el de Sobia, una chica cristiana de 19 años, que fue secuestrada y forzada a casarse con un musulmán rico que la utilizaba como camarera en su casa.

Ambas fueron rescatadas por la ONG World Vision in Progress (WVIP), que denunció que “los musulmanes en Pakistán creen que pueden utilizar a las jóvenes de las minorías religiosas cristianas como bienes de consumo”.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*