Los niños suicidas de Boko Haram

Los niños suicidas de Boko Haram
11 febrero, 2017 Antonio Velázquez
In destacados, noticias

Boko Haram recurre cada vez más a niños como terroristas suicidas a medida que el ejército nigeriano va expulsando a los yihadistas de las zonas bajo su control en el estado nororiental de Borno, cerca de las fronteras con Camerún, Chad y Níger.

El martes pasado, soldados del ejército nigeriano lograron neutralizar a dos adolescentes suicidas a las que los extremistas de Boko Haram habían atado sendos cinturones de explosivos para que los detonaran en un núcleo de población a las afueras de Maiduguri, el lugar de nacimiento de Boko Haram y sede de la campaña militar para frenar el terrorismo islámico que ya ha dejado más de 20.000 muertos y 2.6 millones de personas sin hogar en sus siete años de sangrienta existencia.

Una de las jóvenes desobedeció las órdenes de detenerse y fue abatida, mientras que la otra fue capturada con vida.

Amina, 18 años, terrorista suicida por menos de 1 €

La joven capturada se llama Amina, y según confesó, fue secuestrada hace dos años por los miembros del grupo terrorista en Madagali, Adamawa y llevada al bosque de Sambisa.

Hoy tiene 18 años cumplidos. Llevaba encima los 200 nairas (moneda oficial nigeriana) que le había entregado Boko Haram para llevar a cabo la misión: 60 céntimos de euro.

“Nos dieron 200 nairas a cada una para comprar comida. Nos ha llevado tres días llegar a Maiduguri en una motocicleta. Los miembros de la secta nos dijeron que detonáramos los explosivos donde hubiera un grupo de gente reunida. Nos dijeron que al presionar el botón, la bomba estallaría y automáticamente iríamos al Cielo. Tenía miedo, les dije que no podía detonar ningún explosivo. Pero me dijeron que si Zainab (su compañera) detonaba su bomba, serviría igualmente”.

El padre, la madre y el hermano menor de Amina fueron asesinados cuando trataron de escapar del lugar donde fueron retenidos como rehenes. A ella la obligaron a casarse con un comandante Boko Haram conocido como Amir.

screen-shot-2017-02-11-at-12-40-28

Niños y adolescentes convertidos en terroristas suicidas

Boko Haram ha secuestrado a miles de niños, entre ellos más de 200 escolares de la ciudad de Chibok en 2014.

En las últimas semanas, se han sucedido los atentados suicidas perpetrados por niños de apenas nueve años en la zona de Maiduguri.

Las fuerzas de seguridad estudian ahora cómo detectar indicios de niños suicidas para neutralizarlos antes de que detonen sus cargas. Por ejemplo, niños que anden con movimientos rígidos como consecuencia de los explosivos que llevan sujetos al abdomen, o con una expresión distante en el rostro.

El año pasado, la mayor parte de los atentados suicidas fueron llevado a cabo por niñas. Este año son niños pequeños. Boko Haram ha alterado la percepción que hasta ahora tenía la sociedad de las mujeres y los niños como seres incapaces de perpetrar actos de terrorismo. Ahora todos son sospechosos, independientemente de su edad y sexo.

El llamado de Boko Haram a instaurar una ley islámica estricta en el norte de Nigeria, una región de mayoría musulmana, podría atraer a algunos alumnos de las madrasas, escuelas donde se deja a niños de apenas cinco años, conocidos como los “almajiri”, a cargo de estudiosos del Corán. Esos niños recurren a mendigar por las calles hasta que llegan a la adolescencia. Una cantidad significativa de miembros de Boko Haram, entre ellos su fundador, Mohammed Yusuf, y su líder actual Abubakar Shekau, asistieron a madrasas.

Boko Haram, hambre y devastación

En los siete años que lleva en la región, la insurgencia de Boko Haram ha arrasado con todo. Ha causado la muerte de miles de personas y ha forzado a millones al exilio, tanto en el norte de Nigeria como en los países vecinos, Chad, Camerún y Níger.

A medida que el ejército de Nigeria avanza y gana terreno a los islamistas obligándolos a replegarse, se va revelando la dimensión real de la tragedia del hambre y la devastación que deja tras de sí.

Los ataques frecuentes de Boko Haram han ocasionado que los granjeros abandonen sus parcelas, que permanecen improductivas desde hace años. Y los convoyes con ayuda alimentaria con frecuencia no llegan, al ser atacados en las rutas inseguras hacia el norte.

La ONU señala que son millones los que dependen de la ayuda alimentaria y simplemente no hay suficientes recursos para cubrir las necesidades de todos.

El estado de Borno, junto con los vecinos Yobe y Adamawa, han sido los más afectados por la sangrienta campaña del grupo radical islamista Boko Haram, que se ha intensificado desde la llegada al poder del presidente Muhammudu Buhari, en mayo de 2016.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*