Sangre de mártires, semilla de Iglesia

Sangre de mártires, semilla de Iglesia
20 febrero, 2015 Antonio Velázquez

«Con el asesinato de nuestros hermanos en Libia, la Iglesia en Egipto se ha reforzado». Así lo ha expresado el Obispo católico copto de Suhag, Egipto, Mons. Jusef Abul-Cher. En la entrevista, concedida el pasado miércoles a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, tuvo un recuerdo emocionado para los trabajadores coptos asesinados por el Estado Islámico. «Tuvieron una muerte santa, con oraciones en los labios; fueron a la muerte como los primeros cristianos».

El Obispo quiso resaltar la paradoja de vivir la fe en constante peligro: “La persecución forma parte de la vida de la Iglesia. La sangre de los mártires es la semilla de la Iglesia. En Europa, la Iglesia es libre. Por el contrario, nosotros estamos expuestos a numerosos obstáculos. Pero, ¿cuál de estas iglesias es más fuerte?”.

Cristianos y musulmanes, unidos contra la barbarie

Tras conocerse los asesinatos el domingo, Mons. Abul-Cher recibió muchas llamadas de amigos musulmanes. «Me dijeron que es un problema suyo, antes que nuestro, que era un ataque contra Egipto y los egipcios, y no en primer lugar contra los cristianos». Si la intención de los terroristas era dividir a cristianos y musulmanes en Egipto, continuó el obispo, «este plan no ha tenido éxito. Todo lo contrario. Muchos musulmanes están enfurecidos por los asesinatos. El Presidente Sisi acudió a la cabeza visible de la Iglesia copta, para trasmitirle su pésame. Y el Primer Ministro viajó a la población de donde procedían los asesinados. Como puede verse, el atentado nos ha unido a los egipcios».

El peligro latente del radicalismo islámico

Sin embargo, Mons. Abul-Cher reconoce que él mismo teme a los extremistas de Egipto: «tengo miedo de los salafistas en nuestro país. Hablan con lengua bífida. Los Hermanos Musulmanes están en cualquier caso en contra de la sociedad. Es decir, hay un peligro interno en Egipto». De cara a las próximas elecciones al Parlamento, expresó la preocupación de que pudieran resultar elegidas personas con convencimientos extremistas: «esto podría suceder, porque muchos candidatos son desconocidos para el pueblo».

En su discurso, el obispo aseguró que tiene que haber una reforma del discurso religioso por parte de las principales autoridades musulmanas en Egipto. «La Universidad de al-Azhar está considerada como una fuerza moderadora; sin embargo, en sus enseñanzas y en sus programas se encuentran muchas cosas que son todo lo contrario a moderado; por ejemplo se justifica el uso de la violencia en caso de apostasía por parte de un musulmán. Esto se encuentra en contraposición con las ideas moderadas. La Universidad de al-Azhar tiene que corregir su programa», dijo el Obispo.

Monseñor Abul-Cher no quiso dejar pasar la ocasión de recordar la importancia de que el próximo Parlamento se enfrente al urgente problema de la construcción de iglesias, que hasta ahora está sometida a numerosas limitaciones. «Es de importancia fundamental que los cristianos podamos vivir por fin en Egipto como ciudadanos en igualdad de condiciones».

El primer templo católico en Sinaí

El destino quiso que el mismo día en que el Estado Islámico hacía público el vídeo de las ejecuciones, el 15 de febrero, la Iglesia Católica copta de Egipto celebró la consagración de su primera iglesia en el Sinaí, en la comunidad de Sharm El-Sheikh.

«Este es un día de gran alegría para los católicos de Egipto», dijo el Obispo católico Makarios de Ismailia en la ceremonia de dedicación del templo. «En el monte Sinaí tenemos varios lugares de culto pero se trata de capillas o de sencillas habitaciones en casas normales. La iglesia “Nuestra Señora de la Paz” es el primer edificio construido de nueva planta para la adoración de Dios».

En 2003 se presentó la solicitud de construcción de la iglesia; en 2005 se puso la primera piedra. Después, las obras avanzaron muy lentamente pues en Egipto la construcción de una iglesia es una cuestión política. Se tuvieron que superar obstáculos continuamente. «En una ocasión, cuando todo estaba paralizado, nos dirigimos a la esposa del entonces Presidente Mubarak. Suzanne Mubarak frecuentó una escuela dirigida por religiosas. Intercedió por nosotros y, después, el gobernador no pudo objetar ya nada más», recuerda Mons. Makarios. «Madame Mubarak fue también la que dio el nombre a la iglesia; originariamente queríamos denominarla “Maria Stella Maris”. Pero ella propuso que la patrona fuera “Nuestra Señora de la Paz”. Y así lo hicimos gustosamente».

El párroco, Bolos Garas, desarrolla su labor sacerdotal en Sharm desde 2010: «Cuando llegué aquí, no había todavía ninguna iglesia; solo existían los cimientos del sótano. Extendimos unas carpas para celebrar la Misa. Por ello, no solo para mí es algo muy emocionante ver terminada la iglesia. Uno de nuestros feligreses, un italiano de avanzada edad, se dirigió hacia mí hace poco para decirme que ahora podía morirse en paz porque había oído sonar las campanas de la torre».

El sacerdote celebrará en el futuro tres misas todos los domingos en la iglesia: «yo soy sacerdote católico copto; pero aquí tenemos solo pocos fieles católicos coptos, unas cuantas familias. La mayoría de nuestros fieles son turistas o trabajadores extranjeros. Por eso celebro la Misa, los domingos, no solo en mi rito, sino también en el rito romano, en italiano y en inglés».

La celebración de consagración, de varias horas de duración y en rito copto, estuvo presidida por el Patriarca Ibrahim I Sidrak, la cabeza visible de la Iglesia católica copta de Egipto, que cuenta con unas 200.000 almas. En la ceremonia participó también el gobernador de la región. En sus palabras de saludo se refirió a la importancia de que los cristianos cuenten con un lugar de culto. «Este es un lugar donde se reza por la paz», dijo a los fieles.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*