Estado Islámico controla ya más del 50% de Siria tras tomar la monumental Palmira