Fr. Douglas Al-Bazi, párroco de Erbil

Fr. Douglas Al-Bazi, párroco de Erbil
15 marzo, 2016 Isabel

ks-Douglas-Al-Bazi-34_15

 

Biografía

  • Nace en 1972 en Baghdad.
  • Actualmente vive en Erbil, Irak.
  • Párroco de la Iglesia Católica Caldea.

 

Información

Al- Bazi fue vicario de la Iglesia Católica Santa Elia y adjunto de la Escuela Católica St. Elia en la «clase trabajadora » en el barrio de Nuevo Bagdad.

En 2010 , el 82% de los matriculados en su escuela eran musulmanes como consecuencia del éxodo de cristianos de Irak .Tal fue este éxodo que Norman Kember relata en su autobiografía la descripción que Al- Bazi hacía de su iglesia: “es como si hubiera sido bombardeada de forma ineficaz por elementos anti- cristianos no identificados”.

Durante sus años en la Iglesia Santa Elía, este párroco sufrió dos bombardeos. En uno de ellos, poco antes de ser secuestrado, fue alcanzado por un disparo.

En noviembre de 2006 fue secuestrado por un grupo islamista. Fue víctima de torturas y le liberaron a los nueve días. Durante su cautiverio sufrió múltiples lesiones: le rompieron dos vértebras y la cara y las rodillas con un martillo. Fue puesto en libertad después de que la Iglesia Católica Caldea pagara 170.000$ en concepto de rescate.

Actualmente Al-Bazi es conocido por dar cobijo a cientos de refugiados cristianos que escapan de las garras de ISIS. Es párroco en Erbil (Irak) y fundador y director de un campo de refugiados construido en el terreno de la misma iglesia.

Muchos de los refugiados son de Qaraqosh. El campamento, que se encuentra en el barrio cristiano de Ankawa, cuenta con viviendas prefabricadas, una biblioteca y proporciona educación a los refugiados.

 

Entrevistas / Noticias

 

Declaraciones

1. ¿Cuál es la situación actual de los refugiados cristianos en Erbil?

Actualmente hemos superado la fase de emergencia. En Ainkawa, en una sola noche, llegaron de golpe 35.000 personas, huyendo de ISIS (actual Estado Islámico) en Mosul. Vinieron sin nada y necesitaban de todo: comida, ropa, vivienda… Les acogimos en iglesias, escuelas y parques. Pedimos a la gente que acogiera a una o dos familias en su casa. Y lo hicieron.

Ahora intentamos ayudarles a tener una vida digna. De hambre no morirán, pero quizá lo hagan de pena y tristeza. Llegaron traumatizados, perdidos y rabiosos, les habían forzado a dejar sus casas solo por no ser musulmanes. El 60% sigue traumatizado, y tardará años en superarlo, sobre todo los niños. Muchos desean ser soldados y policías para vengarse.

 

2. ¿Se siente seguro en Erbil? ¿No teme un asalto del Estado Islámico?

No creemos que el ISIS llegue hasta aquí, aunque nunca se sabe. El atentado contra el consulado de Estados Unidos (a mediados de abril), en el corazón de una zona supuestamente segura, hizo que la gente sintiera miedo e incomodidad. Otra vez pensaron: ‘¿Adónde vamos a ir?’. En mi país, en mi comunidad, no tenemos muchas opciones.

 

3. ¿Cómo calificaría la persecución que están sufriendo los cristianos en Irak?

Genocidio, lo que pasa en Irak es un genocidio. Está habiendo una masacre contra nosotros porque somos la última comunidad que ha recibido educación. Antes del 2003, había dos millones de cristianos en Irak; ahora, como máximo, 250.000. Además del Kurdistán, están presentes en Bagdad, Kirkuk y Basora, pero han desaparecido por completo de Mosul. Cuando no quede ninguno en Irak, solo habrá seguidores del mulá, esperando a sus órdenes.

 

4. ¿Teme que Irak y Oriente Medio se queden sin cristianos?

A mucha gente le preocupa esto, pero yo prefiero pensar que no será el fin del cristianismo si los cristianos son expulsados. Más aún, creo que podemos ser fuertes como comunidad, podemos llevar a cabo acciones a nivel internacional para presionar a los gobiernos.

 

5. ¿Cree que la comunidad internacional hace lo suficiente por los cristianos de Oriente Medio?

Es una buena pregunta. Mucha gente está preocupada y me pregunta por qué la comunidad internacional se olvida de nosotros, por qué no les interesan nuestros problemas, por qué no se ocupan. A mi centro han venido miles de organizaciones y han hecho muchas promesas, pero solo han vuelto un centenar de ellas. Si seguimos por este camino vamos a perder hasta el último grupo cristiano en Irak.

 

6. ¿Se ha planteado alguna vez marcharse de Erbil?

El hogar es el hogar. Quiero a mi país y por eso sigo aquí, pero no soy un héroe. Mi intención no es sobrevivir. Siempre digo que me gusta mucho la vida en Alemania, pero sé que es imposible llevar a toda mi gente allí. Lo que sí puedo hacer es traer el sistema alemán a mi país. Yo podría vivir cómodamente fuera, pero ¿es la vida que quiero?

 

7. En el 2006, usted mismo fue secuestrado y torturado por milicianos chiís. ¿Cómo recuerda aquellos nueve días de tormento?

Con todo detalle, nunca lo olvidaré. Mi única culpa era ser cristiano. Me dijeron que no era nada personal: estaba en una lista con nombres y rescates. Estuve cuatro días sin comida ni agua. Me rompieron una vértebra y varias costillas; me reventaron la boca con un martillo; me pusieron una pistola en la cabeza. Durante el día me pedían consejo espiritual, por la noche me torturaban.

 

8. ¿Diría que ese secuestro es lo peor que le ha pasado en la vida?

Le soy sincero si le reconozco que el secuestro no me sorprendió, lo que me sorprendió fue sobrevivir. Me habían atacado antes con bombas, me habían disparado con una AK-47, habían derribado mi iglesia. Viví la misma tragedia que todos viven. Guardé silencio durante años, pues no es fácil poner palabras a esa experiencia, porque mis amigos me lo aconsejaron y porque quedan secuelas.

 

9. ¿Le ayudó su fe a superar el cautiverio?

Viví un signo muy bonito. Las esposas con las que me ataban tenían una cuerda con diez nudos que usé para rezar el Rosario. Fue la mejor oración de mi vida.

 

10. ¿Cree que en occidente somos conscientes de la amenaza del EI?

La próxima generación del Estado Islámico llegará aquí. Tienen buenas condiciones para establecerse, porque los protegéis con la ley. Estáis acogiendo a gente mala. Lo que me horroriza es que vuestros hijos están en peligro.

Comments (4)

Pingbacks

  1. […] Mueller, una joven cooperante secuestrada por el Estado Islámico asesinada en Siria; el padre Douglas Al-Bazi, sacerdote caldeo católico secuestrado en Irak y la hermana María de Guadalupe, misionera en […]

  2. […] and Marsha Mueller, padres de la protagonista de la historia contada anteriormente; el padre Douglas Al-Bazi, sacerdote caldeo católico secuestrado en Irak y la hermana María de Guadalupe, misionera en […]

  3. […] el Estado Islámico en Siria Kayla Mueller, Carl y Marsha Mueller; el  párroco en Erbil (Irak) P. Douglas Al-Bazi, secuestrado y torturado por los yihadistas; y la religiosa Sor María de Guadalupe, misionera en […]

  4. […] Danlami Bagobiri; Carl and Marsha Mueller, padres de Kayla, asesinada por IS; el padre Douglas Al-Bazi, sacerdote caldeo católico secuestrado en Irak y la hermana María de Guadalupe, misionera en […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*