Gregorios III Laham, patriarca de la Iglesia greco-católica melquita en Damasco

Gregorios III Laham, patriarca de la Iglesia greco-católica melquita en Damasco
15 marzo, 2016 Isabel

Gregorios III

 

Biografía

  • Nació en Siria el 15 de diciembre de 1933.
  • Miembro de la Orden Basiliana del Santísimo Salvador de los Melquitas (BS).
  • Actual Patriarca greco-melquita de Antioquía, Alejandría y Jerusalén en comunión con Roma.

 

Información

Su nombre de bautismo es Loutfi Laham. Con 11 años ingresó en el Seminario de San Salvador de los Padres Basilianos Salvatorianos en Shuf (Líbano). La profesión de votos simples la hizo en 1949 y los solemnes en 1954, dentro de la Orden Basiliana Salvatoriana. Finalizados sus estudios de postgrado con títulos en teología en Roma, se ordena presbítero en 1959 en la Iglesia de la Abadía de Grottaferrata, que está al sur de la ciudad.

Recibió un doctorado en Teología Oriental por el Pontificio Instituto Oriental de Roma después de su ordenación. Luego desempeñó el cargo de superior del seminario mayor de San Salvador de 1961 a 1964. En este período fundó la revista Al-Wahdah – Unidad en la Fe, la primera revista ecuménica que se publicaría en árabe.

Fue nombrado Administrador del Vicariato Patriarcal de Jerusalén en 1974, a raíz de la detención israelí de los Vicario Patriarcal de Jerusalén, el arzobispo Hilarión Capucci de Basileanos Alepinos. Fundó el Fondo de Estudiantes en Jerusalén para ayudar a estudiantes necesitados y, en 1978, el Fondo de Asistencia Familiar para ayudar a las familias necesitadas en las zonas de su diócesis.

En 1967 fundó, en el Patriarcado Oriental, la Biblioteca para el fomento del conocimiento de las tradiciones orientales. Además inició muchos proyectos sociales como la reparación de iglesias, la apertura de clínicas y la construcción de viviendas populares, incluida una casa de huéspedes para peregrinos en el centro patriarcal de Jerusalén.

Siguiendo una vieja tradición de más de 900 años, él es el protector espiritual de la ecuménica internacional y Militar Orden Hospitalaria de San Lázaro de Jerusalén, al igual que sus predecesores Maximo IV y Máximo V.

El 9 de septiembre de 1981 fue designado a título personal como Arzobispo auxiliar de Jerusalén de los Melquitas y se le concedió la archidiócesis titular de Tarso de los Greco-Melquitas. Fue consagrado por el patriarca Máximo V y así pudo continuar su labor de Vicario Patriarcal en Jerusalén.

El 29 de noviembre de 2000, fue elegido como titular del Patriarcado de Antioquía y Todo el Oriente, ante la renuncia del patriarca Máximo V Hakim que con 92 años, se retiraba a causa de problemas de salud. Juan Pablo II le concedió la ecclesiastica communio el 5 de diciembre del 2000. Tomó el nombre de Gregorio después de que el patriarca Gregorio II Youssef, el último de su orden, hubiera sido elegido patriarca (1864-1897).

 

Entrevistas / Noticias

 

Declaraciones

1. ¿Cuál es el papel de los cristianos en Oriente Medio? 

Los cristianos están presentes en esa tierra desde hace dos mil años. Jesús nació en Palestina, pero el cristianismo en Siria. Estamos hablando en un sentido geográfico amplio.

Hayamos sido más o menos numerosos, hemos sufrido bastante. En 1860, 25 mil cristianos fueron asesinados por los musulmanes. Hemos tenido problemas. Tampoco podemos olvidar el genocidio armenio o cuando asesinaron a más de 25 mil siríacos ortodoxos y católicos. Más recientemente, los cristianos han sido echados de sus hogares en Mosul y Nínive. Hemos sufrido graves pruebas, pero hemos permanecido ahí. Hemos podido, a pesar de todo, tener una misión muy importante.

En esta línea, podemos decir que el arabismo ha nacido del cristianismo. Somos nosotros los que lo hemos inventado o desarrollado, para tener el derecho de ciudadanía en el mundo musulmán. Las grandes escuelas, las grandes instituciones sociales, los orfanatos y multitud de iniciativas en el ámbito de la cultura han sido fundadas por cristianos. Ha sido nuestro modo de permanecer y tener un papel en este lugar. Hemos conseguido que nos aprecien, no imponiéndonos a nuestros conciudadanos sino contando con ellos. Grandes políticos, hombres de negocios, profesores, doctores, juristas… han sido formados en nuestras escuelas y organizaciones católicas. Son antiguos alumnos de nuestros centros locales y en el extranjero. Nuestro patriarcado gestiona un centenar de escuelas en Oriente Medio. También hay que contar con la labor de las congregaciones religiosas. Los cristianos en Oriente Medio ofrecen una gran contribución en este sentido. Se trata de nuestro documento de identidad. Esta es la manera de que nos conozcan en Oriente Medio. Por este motivo debemos permanecer.

Queremos ayudar a los cristianos a que permanezcan aquí, antes que dejarles marchar. Los que quieran irse lo pueden hacer, pero nosotros vamos a seguir invitándoles a que se queden. Su presencia es necesaria para contribuir en esta tarea tan importante.

Como ha dicho el Santo Padre, no podemos imaginar un Oriente Medio sin cristianos. Nuestra misión es permanecer. Noblesse oblige. Nuestros padres han construido la historia de Oriente Medio. Ahora nos toca a nosotros.

 

2. ¿Qué le parece la situación en Siria?

Los movimientos y revueltas que agitan Siria preocupan a las iglesias y a los cristianos. No tanto por el presente como por el futuro, por lo que nos espera. En el pasado, cada revolución en Medio Oriente era seguida por una ola de emigrantes cristianos hacia Europa, América o Australia. Mucho me temo que lo mismo pase ahora, vaciando y menguando las comunidades cristianas. Incluso algunos intelectuales musulmanes están preocupados por la posible merma de cristianos en Siria. Y exigen su defensa y salvaguarda.

 

3. ¿Es posible dialogar con los fundamentalistas de ISIS?

Es difícil dar con la respuesta correcta, nos quedan muchas preguntas que hacernos sobre este grupo terrorista, ¿son realmente musulmanes? ¿Qué les mueve a actuar de esa manera? ¿Son conscientes de sus acciones? ISIS todavía no tiene un documento de identidad. ¿Qué es el ISIS? No lo sabemos.

El cristianismo consiste en el diálogo, el Señor nos ha llamado siempre al diálogo. Como dice san Pablo “Dios habla a los hombres. Dios ha hablado a los hombres a lo largo de toda la historia. Y ahora nos habla.”

¿Cómo podemos los cristianos de Oriente y Occidente mostrar una visión verdadera al mundo? Este es el gran desafío. Los cristianos, con sus propias fuerzas y no con la ayuda de los gobiernos, tienen que mostrar al mundo una nueva visión. Ayudar al mundo a tener una nueva visión pero no con armas, sino con amor y diálogo.

 

4. Entonces, ¿podría encontrarse una solución pacífica al conflicto con ISIS?

Por supuesto. Todos los conflictos pueden solucionarse de forma pacífica. Si se alcanzara un acuerdo entre todos los países árabes, musulmanes y europeos para combatir a ISIS, se conseguiría terminar con esta situación. Este consenso general tiene que estar guiado por una nueva forma de concebir el mundo, de concebir la guerra y la paz.

Esto va más allá de las armas, se trata de una batalla del pensamiento, de las ideas, de la orientación, de una nueva visión del mundo. Que el mundo sepa que existen unas raíces de la fe. La fe es nuestra victoria, como dice el Apóstol. El arma para vencer es nuestra fe.

 

5. ¿Existe una falta de confianza por parte de los musulmanes hacia los cristianos?

Existe una gran herida en la relación entre estos dos grupos. Es necesario que construyamos una confianza mutua.

Esta herida en los cristianos produce una falta de confianza demasiado grande, ningún cristiano cree que un musulmán vaya a prestarle ayuda. Esto tiene que cambiar. Las comunidades tienen que cooperar y reconocer su mutua existencia.

 

6. ¿Por qué sigue habiendo cristianos que resisten en sus hogares a pesar del acoso al que están siendo sometidos?

Por lo sentimientos.  Si no fuera por los sentimientos, muchos se irían del país. ¿Por qué vivir en una situación de guerra? ¿Por qué correr el riesgo de volar por los aires en cualquier momento?

Yo trato de darles moral para que se queden, pero es difícil. Más de 450.000 cristianos han tenido que abandonar su hogar.

 

7. ¿Y usted qué piensa? ¿Deberían quedarse esos cristianos en donde los persiguen o deberían huir?

Yo lo tengo claro. A pesar de la guerra, de la violencia y de los ataques, les animo a quedarse. A pesar de todo el sufrimiento les pido que se queden, que sean pacientes, que aguanten. Siria es su tierra natal, es el lugar de su Iglesia. ¿Qué sería del futuro de Siria si todos ellos se van?

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*