Zuzana Dudová, médico en la Clínica Saint Elizabeth (Iraq)

Zuzana Dudová, médico en la Clínica Saint Elizabeth (Iraq)
23 marzo, 2016 Isabel

dudova-portret

 

Biografía

  • Nacida en Eslovaquia.
  • Graduada en Medicina por la Universidad Santa Isabel.
  • Actualmente dirige la clínica St. Zdenka Schelingova en Erbil.

 

Información

Dudová, una joven doctora que se graduó por la Universidad de Santa Isabel en su nativa Eslovaquia llegó a Erbil con sus compañeros Przemyslaw Ulman y Sonia Revicka para establecer una clínica donde pudieran hacerse cargo de la avalancha de refugiados cristianos que se estaban asentando en la zona. Así, en la ciudad de Ozar, en las afueras de la ciudad iraquí de Erbil, montaron un centro médico: la Clínica Santa Elizabeth. Este fue el lugar donde establecieron su primer centro de operaciones, gracias a la colaboración de un pequeño grupo de voluntarios católicos eslovacos. Todos ellos prestaban ayuda a los refugiados cristianos desplazados de sus hogares por el Estado islámico.

Lo que inspiró a esta joven a tomar la decisión de viajar a Irak y dedicarse a los más necesitados fue el espíritu vivido en su alma mater, la Universidad Santa Isabel. Esta universidad,  especializada en carreras relacionadas con la medicina, los servicios sociales y el trabajo misionero, fue fundada por el Dr. Vladimir Kramer, un miembro muy importante de la Iglesia subterránea durante el régimen comunista. Después de la caída del régimen, fundó esta institución con la intención de promover los servicios de caridad en todo el mundo.

Actualmente, Dudová se ha convertido en la directora de un centro médico en la ciudad de Erbil, concretamente la clínica St. Zdenka Schelingova, donde continúa trabajando para ayudar  a los refugiados.

 

Entrevistas/Noticias

 

Declaraciones

1. ¿Cuántos cristianos refugiados ha visto llegar a Erbil desde que está allí?

Miles. Cada día llegan más personas tratando de huir del régimen de terror impuesto por el Estado Islámico. Familias asustadas, que lo han perdido todo y solamente tratan de salvar la vida de los suyos.

 

2. ¿Y esas familias cómo llegan? ¿Tienen algún tipo de recurso?

No, por lo general las personas que recibimos aquí no tienen los medios necesarios para subsistir.

Las organizaciones como Ayuda a la Iglesia Necesitada y los Caballeros de Colón han hecho posible que cientos de familias puedan mudarse a casas nuevas, pero aún así el número de refugiados es tan grande y el costo del alquiler es tan elevado que tres o cuatro familias tienen que compartir una misma vivienda.

 

3. ¿Y qué opciones tienen para tratar de obtener más recursos?

La única opción es tratar de encontrar trabajo, y eso hacen. Los hombres intentar obtener un empleo para poder mudarse a una vivienda unifamiliar pero hay pocas oportunidades, y la falta de seguridad lo vuelve imposible a corto plazo.

 

4. Trabajó usted en una clínica médica local, ¿a cuántas personas atendían al día?

La media es de unas 20 personas. Tratábamos de hacerlo lo mejor que podíamos a pesar de tener recursos limitados y, cuando los casos requerían atención médica especial, enviábamos a los pacientes a los hospitales de Erbil.

 

5. Teniendo hospitales cerca, ¿por qué es necesaria la atención sanitaria local?

A pesar de que Ozar se encuentra a unas pocas millas del centro de Erbil, donde hay grandes hospitales, la falta de transporte público hace muy complicado llegar hasta ellos. Sin atención local muchas personas no podrían obtener servicios médicos.

 

6. Aún así habría veces en las que se les presentarían enfermos que necesita acudir al hospital, ¿qué hacían en esos casos?

Tratábamos de ayudarles. Les proporcionábamos las medicinas, nos asegurábamos de que recibían atención en el hospital, hacíamos todo lo posible, pero los refugiados tienen que lidiar con todo tipo de problemas, desde la barrera del idioma hasta la burocracia.

 

7. ¿También les ayudaban a gestionar su llegada al hospital?

Así es. Negociábamos con los taxistas el precio de ida y vuelta a Erbil. Durante el día era más fácil conseguir un precio justo, pero por las noches se complica.

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*